lunes, 18 de octubre de 2010

Mi primera noche en tokyo

La primera noche en tokyo creo que era la mas deseada por mucha gente, pero para mi era la mas ansiada, creo que me imagine ciento de veces paseando por el barrio de akihabara cuando tenia en mente viajar al país nipón, pero lo que nunca podría imaginarme es que no me defraudaria para nada.

Una vez recorrido todos los rincones de akihabara, nos pusimos en dirección al hotel edoya para dejar las primeras compras, las primeras impresiones y sobre todo para echarnos una siesta porque necesitabamos dormir un poco, solo fueron dos horas de siesta, pero nos levantamos cerca de las seis y media de la tarde y ya era de noche.

Algunos de los compañeros de viaje todavía no habían vuelto al hotel y seguían disfrutando de su primera noche tokyota, otros seguían durmiendo, pero yo me decidí por ir a buscar esas luces de neón que tanto me llamaban la atención, esos sonidos de tokyo que disfrutarían tanto mis oídos y me llegarían al fondo de mi cerebro, ese olor a curry que habia por las calles mas estrechas y escondidas de akihabara, todo era nuevo para mi, era algo que nunca podre olvidar, ya que esta grabado en mi retina para toda la vida.

Buscamos algún lugar para cenar, no quería algo típico de la cocina japonesa, buscaba un poco de comida basura, algún burger king, alguna telepizza, no se... quería que mis papilas gustativas estuvieran preparadas para el resto de los días y no agobiarla con los montones de comida que te ofrecían los diferentes restaurantes giratorios nipones.


Aquí podéis ver una foto de un restaurante típico japones de las muchas calles cercanas a akihabara





Ahora os mostrare algunas de las calles escondidas de akihabara, la verdad es que dan miedo pasar por ellas, aunque no creo que nadie se encuentre a un yakuza con ganas de pelea.







Aquí podéis ver un poco del ambiente de akihabara con vuestros propios ojos!!! y eso que solo eran las 7 de la tarde!!!



Ahora seguimos con mi paseo, la verdad es que cuando llegas al centro de akihabara, todo empieza a brillar, todo es diferente, todo es enorme, muchas luces, mucho ruido, mucho olor a ramen, estábamos en el gran barrio tecnológico.





Pero buscando el deseoso restaurante de comida basura pude observar que el mundo del manga y del anime no solo estaba metido dentro de las tiendas, también estaba en la mismísimas calles de akihabara, me detuve un instante para plasmarlo en mi retina y como no, también en mi cámara de fotos y en mi videocamara.








Eran unas motos tuning al mas propio estilo de fast and furious, pero mezclado todo ello con un poco de manga y anime, la verdad es que estaban muy orgullosos los japoneses de sus motos, les pedías que si podías hacer fotos a sus maquinas y ellos accedían gustosamente, yo no era el único que me acercaba, y podía oír muchos totemo kawaii, y otras celebres frases en japones.

Aquí os dejo este vídeo para que disfrutéis al igual que lo hice yo.




Al final encontré una hamburgueseria llamada moss burger, donde pude cenar, y disfrutar de mi primera hamburguesa nipona, di una vuelta mas por las tiendas, pero eran ya las ocho y media de la tarde y estaba practicamente todo cerrado, por lo que decidí volver al hotel y seguir durmiendo porque a la mañana siguiente nos esperaba la primera ruta suave por Asakusa y el parque de Ueno, pero esto lo dejo para la próxima entrada.

Para finalizar os dejo una foto que me encontré a la vuelta donde estaban reunidos ese grupillo de otakus tuning, ya que pude observar una nueva mini moto que me gusto mucho.
Matane....

No hay comentarios:

Publicar un comentario